Berrocal posee una capacidad asombrosa para adaptar sus formas escultóricas a diferentes dimensiones. Tanto en sus proyectos a gran escala como Richelieu big (1973) o las recientemente realizadas para Madrid Manolona (1992) y para Sevilla Doña Elvira (1990), como en la piezas de reducido tamaño Micro María (1966-73) y Mini David (1968-69), Berrocal presta la misma atención a los aspectos formales.
En este sentido, las dimensiones de la escultura es un recurso estético que Berrocal maneja cómodamente.
Miguel Órtiz Berro cal:RETORNO AL CLASICISMO CONCEPTUAL ,FUSION DE ARTE Y CIENCIA , LENGUAJE UNIVERSAL


La escala se adapta al espacio, tanto a un espacio urbano abierto como a la mano del cliente que desmonta una de las piezas pequeñas, en ambos casos se establece una relación entre la obra y el espectador.
Obras como las mencionadas Manolona (1992), Doña Elvira (1990) o el conjunto de torsos de los Almogávares (1981-83) ocupan un espacio urbano que el espectador está obligado a compartir y recorrer, ya que las escultura de Berrocal sólo cobrar sentido pleno cuando se han observado desde diferentes ángulos, el movimiento del espectador con respecto a la escultura crea una cierta interrelación, una conexión a través de un espacio compartido.